Francisco Bendezú escribe por la muerte de Buñuel

Texto del poeta Paco Bendezú al enterarse de la muerte de Luis Buñuel. Revista El caballo rojo. Lima, 7 de agosto de 1983.

Adiós maestro

Luis Buñuel vino al mundo con el siglo en Calanda (Aragón) un 22 de febrero y se nos ha ido el último día de Fiestas Patrias, la tarde del 29 de julio, en el Hospital Inglés de la ciudad de México, el México “terrorífico y fulgurante”(1) de sus amores, en donde, en medio de las más tremendas vicisitudes y oscuras adversidades, y después de haber realizado en París sus dos obras maestras primigenias: Un perro andaluz (1928) y La edad de oro (1930) y dirigido en su España, Las Hurdes, tierra sin pan (1932) y el sangrante y conmovedor documental España leal en armas (1936), testimonio del mismo valor moral de que el “Guernica” de Picasso, crea tres obras sin par que ya pertenecen a la antología universal del cine: Los olvidados (1950), con Estela Inda; Susana, carne y demonio (1950), con una Rosita Quintana de muslos luminosos e imperiales, pechos henchidos y rostro sensual de baronesa lúbrica y silenciosa de la época de la Ilustración y Subida al cielo (1951), película raigalmente surrealista que le valió en Cannes el premio al mejor filme de vanguardia, con la tanagra michoacana de las piernas de oro Lilia Prado y escenario del espigadísimo gran poeta andaluz Manolo Altolaguirre, fallecido ocho años después en un trágico accidente automovilístico.

Omito por la tiranía del espacio otras grandes películas que, solamente por virtud de su genio incomparable, produjo en el cine mexicano de aquellos años, cine sofocado por el comercialismo más ruin, ergo por un deplorable mal gusto con una indomeniable inclinación al melodrama y la salacidad mórbida. Pero el aragonés, como su paisano Goya de los “Caprichos” o “los desastres de la guerra”; con su estructura corporal asimétrica como sus ilustres contemporáneos y compatriotas Picasso, don José Ortega y Gasset y Joan Miró, sacaba fuerza de flaqueza y nos brindaba filmes que, mientras haya cine, nunca serán olvidados.

(1) Epítetos que utilizó Chocano en una composición memorable.

Anuncios

There is one comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s