De cómo Ricardo Palma se convirtió en el Bibliotecario mendigo

Texto de Luis Fabio Xammar en el libro “Ricardo Palma, Bibliotecario” (Lima, 1944)

(…) Miguel Iglesias, en 1883, afrontaba un problema parecido. El Perú iba a reanudar su vida política sin Biblioteca. Las huellas que la guerra había dejado en sus tesoros pacientemente acumulados eran de destrucción. El Gobierno percibió la trascendencia de salvar este problema cultural del Perú, en esos mismos instantes, sin dilaciones suicidas. Pero eran dos los aspectos que solucionar: conseguir la persona y obtener los fondos necesarios. Era la eterna búsqueda de encontrar el hombre y los medios para una empresa de tanta trascendencia.

Angélica Palma en la emocionada biografía de su padre, y el propio Ricardo Palma en su folleto “Apuntes para la historia de la Biblioteca de Lima” han pintado el cuadro más dramático por el que atravesaba el país en esa época, y el sacrificio del ilustre tradicionalista, deteniendo un ya resuelto viaje a Buenos Aires, para dedicarse a esa abrumadora labor. Al ser requerido a aceptar el cargo de Director de la Biblioteca, Palma había exclamado:

– ¿Pero acaso tenemos Biblioteca? Sus salones han servido de cuarteles; el edificio se halla en pésimas condiciones; los estantes vacíos; el país arruinado, sin dinero para intentar la restauración.

– He ahí porque pensamos en Ud. -le contestó el Ministro- Si hubiera dinero, muchos podrían ser bibliotecarios; en el actual estado de pobreza, solo Ud. Tiene Ud. muchos amigos literatos en América y en España y  mantiene constantemente correspondencia epistolar con ellos; pues impóngales contribución y utilice Ud. su prestigio de escritor en beneficio de la patria.

– ¿Me propone Ud. que me convierta en Bibliotecario mendigo?

– Justamente.

La presión de sus amigos, su patriotismo constante y su espíritu de héroe laico dispuesto siempre al sacrificio, impulsaron a Don Ricardo Palma a aceptar este regalo de abnegación y rara esclavitud. El 2 de noviembre de 1883 salía el Decreto de fundación de la nueva Biblioteca y en su artículo 3° se disponía su solemne reapertura el día 28 de julio 1884, o sea, ocho meses después. Ese mismo día era nombrado Director de ella Don Ricardo Palma.

Ricardo Palma había recibido el legado de una Biblioteca en escombros. En su informe del 12 de noviembre de 1883, a los diez días de su nombramiento, dice textualmente:

“Biblioteca no existe, pues de los cincuentaseis mil volúmenes que ella contuvo, solo he encontrado setecientos treinta y ocho, en su mayor parte obras en latín, y aun muchas de estas truncas… De la rica sección de Manuscritos queda únicamente el recuerdo… La estantería de cedro de los Salones América y Europa, construido en 1878, ha sido despojada de todos sus anaqueles y destrozada su ornamentación. Tampoco existen los cristales de su estantería, ni los de las farolas… Los andamios, especialmente construidos para las colecciones de periódicos, los retratos, cuadros y planos que adornaban los salones, mesas, sillas y demás muebles, también han desaparecido… Uno de los saloncitos de depósito fue convertido en caballeriza, y del otro que contuvo los siete mil setecientos setentaisiete volúmenes donados por Fuentes Pachecho, no quedan ni los estantes…”

Tal era el cuadro pavoroso ante el cual se enfrentaba (…) al tiempo de la reapertura la Biblioteca contaba con 27, 894 volúmenes en sus anaqueles de los salones de Europa y América y el depósito.

Anuncios

There are 12 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s