El primer texto publicado en la revista Colónida

“El ladrón” de Abraham Valdelomar en la sección Falsa Carátula (15 de enero de 1916)

En el Parque de Neptuno, al crepúsculo. El sol, occíduo, patina de oro los frondosos ficus y torna rosadas las flores lilas de los jacarandás. El Arco del Triunfo, bello despojo de una fugaz magnificencia nacional, se pierde entre los ramajes obscuros. Desde allí se ve, coronando la fuente central, a Neptuno. El hijo de Júpiter que, perdido todo su prestigio sirve apenas para decorar una fuente de agua potable, desnudo, con sus músculos clásicos cubiertos de fino musgo, en actitud forzada, hunde su tridente inútil sobre las hojas de los helechos frágiles que danzan bajo la lluvia transparente.

Un joven, casi niño, espera, pensativo, sobre una banca, en la avenida solitaria, un instante propicio. De pronto se pone en pie, escudriña medroso todas las avenidas, y fija la mirada ansiosa en un rosal florecido y medio oculto entre arbustos de linaje humilde. Detrás del Arco un guardia vigila y observa, agazapado, todos sus movimientos. – “Es éste”, dice. El niño, convencido de estar solo, se aventura temblando, salta la cerca, produce ruido en el follaje, rasgúñase la americana, salva la distancia y asorado coje unas rosas. El policía aparece de improviso con aquella vil y humana satisfacción en el rostro de quien sorprende un pecado. El niño palidece y tiembla. -“Por fin caíste. Tú eres el de las rosas… ¡Vamos!”

Lo toma del brazo. El niño se resiste, suplica y por fin, llora. El silbato produce un agudo característico. Acude a un compañero. Agrúpanse curiosos, detiénense transeúntes, comentan desocupados, y el niño entre los guardias es conducido preso. Las lágrimas se deslizan por sus mejillas rosadas y frescas y las pupilas negras miran la tierra avergonzadas. Un hombre obeso dice al paso: -“Un ratero”. Alguien, a quien no conozco, suspira a mi lado con ternura: -“Pobre poeta”.

Los curiosos se marchan, el crepúsculo muere, el niño con los guardias se pierde en las sombras y la avenida queda regada de frescos pétalos de rosa…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s